Es un sistema electrónico que inyecta iones en el agua a través del proceso de la electrolisis (energía) que combate con eficacia las incrustaciones de sarro.

Una solución 100% natural y eficaz que sustituye a los tradicionales tratamientos químicos costosos, repetitivos y, perjudiciales al medio ambiente por la cantidad de agua que se desperdicia y contamina.

No utiliza químicos, tales como sarricidas, algicidas o suavizantes, ni genera gastos de mantenimiento, por lo que ya no es necesario asignar áreas de almacenamiento o resguardo.

Su uso puede ser tanto agrícola como industrial, generando grandes beneficios en ambos sectores. Aplicable en sistemas de riego, tuberías, calderas, chillers y torres de enfriamiento entre otros.

Principio Electro-químico

Cuando ionizas, los elementos se mantienen en su estado natural con carga positiva (+) o negativa (-).

El oxigeno del agua eventualmente se une para formar ozono (O3), el cual es un oxidante que elimina microorganismos.

Los compuestos de sal se rompen y las moléculas viajan sueltas en el agua, lo que hace que no generen incrustaciones.

B-ION en la agricultura

B-ION en la industria